Cuidado con la publicidad

El refranero español dice que «nadie da duros a cuatro pesetas».

¿Cómo puede creer que le están regalando algo cuando le ofrecen primeras visitas,y limpiezas,y radiografías… gratis? ¿No se dá cuenta de que ya se las cobrarán en los tratamientos que le realicen?
Si no tuvieran que recuperar los «regalos», podrían ser más baratos.

¿Por qué no pide una segunda opinión (ya que la primera es «gratis»), a otro dentista, antes de que le realicen los tratamientos?
Una picaresca conocida, contraria a la buena vocación y a la ética y deontología de los dentistas, consiste en el sobretratamiento; es decir, en realizar más tratamientos de los necesarios.

¿Sabe que una verdadera profilaxis (limpieza) no se limita a la “fachada”, sino que debe realizarse debajo de la encía sobre todo?
¿Le siguen sangrando las encías después de esa limpieza? ¡Si es así y no le han indicado la necesidad de un tratamiento periodontal mas completo, puede estar mal hecha!

Ha visto u oído el anuncio «quitar los puntos gratis»?
¿No se los habrán cobrado al «ponerlos?

¿Ha visto u oído el anuncio «pulido de empastes gratis»?
Puesto que el pulido es parte de todo empaste bien hecho, que forma parte del precio de él, ¿no se lo habrán cobrado al hacérselo? ¿ O es que no se lo han hecho?

¿Ha leído u oído el anuncio«tallado selectivo gratis»?
Un verdadero tallado selectivo necesita un promedio de cuatro sesiones de más de media hora, aparte de una preparación sobre moldes. ¿Cree que es eso lo que le dan gratis, o es un pequeño desgaste en algún diente?

Ha leído u oído publicidades sobre regalos de cepillos dentales, dentífricos, etc?
Suponemos que se habrá dado cuenta de que es un «señuelo» para captarle como «cliente», y que ya lo pagará englobado en la factura por sus tratamientos.